Un café con el grupo de intercambio

Por David Gutierrez, David Hoces, Ana María Iglesias y Andrés López. Revisión: María Guzmán.

Dentro de esta serie de artículos sobre la vida en el Valle y nuestra relación con todas las comunidades que residen aquí, este mPor David Gutierrez, David Hoces, Ana María Iglesias y Andrés López. Revisión: María Guzmán.es nos hemos querido detener a conocer a parte de los miembros de los grupos de intercambio de la zona. Ah, ¿No lo sabías? Pues sí, hay gente que de forma gratuita y desinteresada se reúnen regularmente en distintos locales de la zona, no sólo para practicar idiomas, sino también para conocer a otras personas y culturas, mejorando su competencia lingüística de una forma real. Esta serie de programas de intercambio se realiza también en ciudades como Granada entre estudiantes locales y Erasmus y es muy común verlos en las cafeterías del centro de la ciudad convertidas en pequeñas torres de Babel.

Dúrcal tiene una amplia comunidad de origen extranjero y decidimos averiguar cosas sobre ellos y conocerlos más de cerca. Les encontramos en una cafetería cerca de nuestro instituto y muy amablemente y con gran cordialidad se ofrecieron a responder a las preguntas de estos noveles periodistas. Fue una conversación muy instructiva y aprendimos muchísimas cosas.

Alrededor de cafés y tés conocimos a estos amigos de Finlandia, Reino Unido u Holanda y a gente del pueblo que se reúnen los miércoles por la mañana. Queríamos saber cosas sobre ellos, así es que empezamos por preguntarles desde cuándo viven aquí y por qué decidieron venir. Son diversas las causas que les impulsaron a venir a nuestra zona. Por ejemplo, uno de ellos vino debido a los problemas de salud de su pareja y por el buen clima que ofrece la zona para dicha enfermedad, se mudó al Valle. Debido al buen podrían haber elegido la costa, pero no lo hicieron puesto que le ven inconvenientes a esta zona, como el gran número de personas extranjeras que residen, puesto que ellos prefieren convivir con españoles. También nuestra zona ofrece ventajas en cuanto a la presencia de servicios públicos, ya sean supermercados, la sanidad… Otra razón, para no elegir la costa es la opción de aprender bien nuestro idioma. Para ellos es importante practicar otras lenguas, puesto que al aprender un nuevo idioma, se combaten enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer. En general, no han tenido problema en el aprendizaje del español y se han adaptado bien a nuestra zona, al contrario de como pensábamos, aunque el nivel de sitios en donde se dominan varias lenguas es muy reducido. Como es lógico, encuentra más dificultad con los los temas jurídicos y legales. Además encontraron a una gente muy amable y comparten amistad con personas del Valle.

Hilary, que es británica, vive en Chite, y decidió mudarse a España porque una amiga suya realizó un intercambio con nuestro instituto hace aproximadamente veinte años. Nos contó que las personas y el tiempo aquí eran maravillosos, por lo que vino de viaje varias veces y se alojó en la casa de su amiga y al final decidió quedarse aquí a vivir. Viene los miércoles para dar clases de arte y también le gusta cantar. Además, todos los miércoles se monta el mercadillo y viene para pasear y comprar todo lo que necesita. Otra de los miembros del intercambio,nde nacionalidad finlandesa, nos contó que su actividad favorita es, sin duda alguna, hacer senderismo, por la belleza del paisaje. La ruta que más le gusta hacer es la Ruta de Nico Molina , que fue creada en honor de Nico, un muchacho que es un gran deportista de Dúrcal y ha ganado varios premios como mejor corredor de montaña del mundo.Suelen ir por su cuenta, ya que el único club que conocen , El Cerro del Caballo, creen que tienen un nivel muy alto para ellos. No van a ningún club o asociación local, aunque desde mi punto de vista, creo que podrían unirse a alguno para tener relación con más gente de la zona,o por nuestra parte, prestarles ayuda para darles a conocer más opciones para que puedan realizar sus actividades favoritas relacionándose con otra gente.También les pregunté si vivían aquí durante todo el año o volvían a su país de vez en cuando. Muchos permanecen en España el año entero, debido a que en su país natal ya no tienen casa, sino que están afincados aquí. .

Entre otras cuestiones, les preguntamos si seguían el horario español a la hora de las comidas o al horario inglés, pues pensamos que si siguen nuestro horario puede indicar que están más integrados. Nos sorprendió saber que sus horarios se aproximan mucho al horario local, no como sucede con otras comunidades extranjeras como las que residen en la costa. También pudimos satisfacer nuestra curiosidad sobre si sueñan en español o en su lengua materna, y la mayoría lo puede hacer en los dos idiomas. Por otra parte, también les preguntamos si tienen amistad y relación con personas locales o solo con otros miembros de la comunidad extranjera, y la respuesta fue que si, también tienen amigos en todo el Valle (Chite, Vélez de Benaudalla etc.) y además, la gente autóctona les parece de lo más amable y abierta.

Para concluir, fue una experiencia muy bonita e interesante y aprendimos mucho. Esperamos seguir conociendo a todos nuestros vecinos un poquito mejor y que ellos nos conozcan también.